ACCIONES Y CONSECUENCIAS (I): UN GOLPE DE MANO NOCTURNO

PRIMER RELATO DE UNA SERIE DE ACCIONES Y CONSECUENCIAS

Uno de los componentes más entretenidos en unas maniobras legionarias es la rivalidad entre compañías de la misma Bandera, si a eso le añades la mezcla de mandos bisoños y otros viejos legías, la acción está garantizada.

La última noche de una de esas maniobras en Almería, mes de noviembre de 1989, el Teniente Comandante de la 6ª CIA del TGC D. Julio Salom, no dio instrucciones a los Jefes de Sección (vamos lo que era vidilla) y la tropa tan solo tenía que descansar, dormir y vigilar en su campamento de Loma del Viento.

En esas estaba (en lo de vigilar) el “imaginaria” de turno, cuando una ambulancia, de paso por la zona, quedó atrapada en el embarrado camino y junto con la dotación de la misma se afanaron en la tarea de mover el vehículo sanitario.

En medio de la noche, un novato oficial de otra compañía y también de paso en la zona, entendió que el legionario de servicio (imaginaria) no estaba en su lugar, ante la ausencia visual del mismo y no recibir novedades, y de airadas formas amenazó al legía con un correctivo importante y a la compañía con un golpe de mano.

Se daba la circunstancia que el legionario “imaginaria” tenía órdenes del CABO PRIMERO LEGIONARIO que mandaba su sección, de avisarlo con cualquier novedad, y a quien no lo hizo ni puñetera gracia ni las formas, ni el contenido de aquella amenaza guerrillera.

El caso es que al CABO PRIMERO LEGIONARIO le hervía la sangre la afrenta y agrupando a los conductores de la sección, se encaminaron con sigilo a la zona de la 8ª CÍA del TGC origen del oficial jaleante.

Allí en el Cortijo de Los Arcos, vieron que no sería fácil darle un susto a los vecinos, todos los vehículos estaban custodiados por dos “imaginarias”, excepto uno que aparentemente se encontraba descuidado y fue objeto de asalto. Mala suerte para un cabo, quien dentro de su saco dormía en el todo terreno y a quien tiraron por la puerta trasera ya que no cabía en un coche atestado de HIJOS DE LA NOCHE.  

Ese tipo de acciones siempre termina en posición de firmes y dando novedades a tu superior. Así que, D. Julio Salom totalmente ajeno a la acción, y el CABO PRIMERO LEGIONARIO, fueron a entregar el vehículo requisado y a comentar amigablemente el resultado del “tema nocturno” con el Capitán a quien habían dejado sin medio de transporte en el campiri.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
D. Pedro del Salto, mi Teniente en 4ª Sección de PLMM. Un LEGIONARIO.

Y me dijo, Pagán, estate alerta que hoy vamos a tener faena. Y así fue, estuve de lio hasta bien...

Cerrar